sábado, 29 de julio de 2017

Lactancia en Tándem... nuestra primera aventura del segundo hij@

Cuando nació Pedro yo ya había leído mucho sobre lactancia y demases. Eso me ayudó mucho a estar tranquila y confiada de que yo podía dar pecho perfectamente si me lo proponía. Si me preguntan, nunca tuve duda alguna de que iba a lograr amamantar. 
Obviamente en el proceso igual pase por las dificultades típicas que enfrentamos todas las madres. Dolor, grietas, pocas horas de sueño, brotes de crecimiento, crisis de lactancia, la vuelta al trabajo, etc.
Y fui pasando etapas debido a esta confianza construida, (en mi caso a través del estudio), gracias a esta paciencia que brota de no sé donde, porque yo paciencia nunca he tenido jaja, y gracias al inagotable apoyo de mi esposo, que a través de todo este proceso ha estado ahí dándome el empuje que falta cuando uno esta flaqueando.
Pedro ha tenido sus épocas de menos teta, donde he pensado que ahora se viene el momento del destete y después vuelve a sus etapas donde toma tanto pecho como un recién nacido jajaja.
y entre estos altos y bajos de lactancia, nos enteramos que estamos esperando un segundo bebé...
En todos mis estudios sobre lactancia por supuesto escuché este concepto de la lactancia en tándem, sin embargo, ahora que ya inicié el proceso, puedo ver que se necesita un "boost" de energía, apoyo y estudio para seguir adelante.
Antes de saber que estaba embarazada ya tenía dolor al amamantar a Pedro, pero no quise hacerme ilusiones de que estaba embarazada, así que pensé que la causa era que Pedro al estar más grande succionaba muy fuerte, o que la posición era menos efectiva ahora que tiene más de dos años. Cuando supimos que estábamos esperando otro bebé, me hizo más sentido el dolor que sentía. La verdad es que la sensibilidad de los pechos es brutal y amamantar se volvió bien complejo.
Complejo porque yo se que como familia no estamos listos para dejar la lactancia. En mi interior he pensado muchas veces en destetar a Pedro en formas no muy respetuosas. Pero tampoco podría, muero de pena de tan solo pensar en terminar un proceso tan bello de forma poco amigable. Sería como echar por la borda todo lo que hicimos durante este par de años.
El otro día mi esposo igual me hizo un comentario que me dejó un poco sorprendida. me dijo que el tampoco estaba preparado en caso de que yo decidiera destetar de un tirón a Pedro. Me dijo que también sería un impacto para él y que indirectamente tendría que lidiar con las consecuencias de esa decisión. Le encontré sentido. Si él me ha ayudado todo este tiempo para facilitar la lactancia, no tengo porqué excluirlo del cierre del proceso.
Finalmente como no estamos listos para "soltarnos", he dejado que fluya, no he tomado ninguna decisión, confío en los ritmos de Pedro y la naturaleza.  Sólo he tratado de dejar de ofrecer el pecho, dejo que mi hijo me pida cuando desee mamar y eso ha permitido disminuir las tomas a lo largo del día.
La lactancia en tándem se refiere a las mujeres que deciden seguir amamantando a un hijo durante un embarazo y que continúan la lactancia con dos hijos después del nacimiento. 
Este tipo de lactancia es más bien desconocida y es un poco mal mirada, principalmente por culpa de mitos mal fundados, profesionales de la salud que muestran rechazo cuando las madres confiesan que están amamantando durante el embarazo y por que la sociedad no encuentra sexy a una mujer con dos guaguas colgando de la pechuga.
La mayor parte de las mujeres que hoy en día se atreven con la lactancia en tándem son mujeres de 35 años o más, generalmente tienen estudios de nivel superior, en su mayoría tienen pareja estable que apoya la lactancia materna, cuentan con apoyo de su entorno familiar o círculo social, son mujeres que asisten a grupos de lactancia materna o que han buscado en algún momento apoyo o asesoría y han logrado tener mayor conocimiento respecto al tema.
En la mayoría de los casos los niños destetan solos durante el embarazo de la madre, sobre todo en el segundo semestre, ya que debido a los cambios hormonales, la producción de leche baja de forma importante y además se documenta que hay un cambio de sabor en la leche que hace que el hijo mayor destete de forma gradual. Aún así hay un 30% de los niños que continuará lactando sin ningún problema. 
Una de las grandes dudas sobre la lactancia en el embarazo es sobre las contracciones. Y la bibliografia describe que, efectivamente se producen contracciones mientras se amamanta al hijo mayor, pero estás no significan riesgo para el bebé en desarrollo. Éstas contracciones son indoloras y ceden de inmediato al dejar de amamantar.
Otro mito es que el hecho de amamantar durante el embarazo pone en riesgo el crecimiento fetal. Esto es falso, incluso en encuestas realizadas a madres que amamantaron durante el embarazo, se evidenció que los recién nacidos pesaron más que sus hermanos mayores.
La lactancia durante el embarazo no influye negativamente en la salud de la madre. La naturaleza es tan sabia que para priorizar al bebé y a la madre, disminuye la producción de leche a niveles mínimos luego del 4° mes de gestación. En mi caso para quedarme tranquila decidí comprarme vitaminas prenatales para estar bien nutrida. En todo caso no las tomo porque tenga miedo de la lactancia. Le tengo miedo a mi alimentación que últimamente esta basada en papas fritas y pizza jajajaja.
La lactancia en tándem después del nacimiento del nuevo bebé, tiene algunas ventajas no menores que vale la pena mencionar.
Los recién nacidos suben un 21% más de peso que sus hermanos mayores en el primer mes de vida.
Algunos creen que puede haber un riesgo de mayor contagio de enfermedades entre hermanos al compartir el pecho, sin embargo, tenemos que tomar en cuenta que el hermano mayor recibirá una nueva carga de inmunoglobulinas y otras maravillas que tiene la leche materna que le vendrán muy bien justo en una etapa donde necesitamos al hijo mayor sano!!
Las madres refieren que hay una mejor conexión entre hermanos y hay un mejor manejo de los celos al hacer lactancia en tándem. Ojo que en la mayoría de los casos las madres no le dan pecho al mismo tiempo a sus hijos como se ve en las fotos en internet. Generalmente las mamás ponen al pecho al hijo menor para garantizar que tome calostro y después ofrecen el pecho al mayor si desea. Al principio es habitual que el mayor quiera tomar teta más seguido o que vuelva a tomar teta aún cuando ya ha destetado antes. Esto se supone es una etapa de adaptación y pronto el hijo mayor vuelve a su rutina y de a poco uno puede ir poniendo un poco de orden a las tomas.
Por otro lado las mamás cuentan que el haber dado pecho en el embarazo ha facilitado el proceso de "bajada de la leche" que se produce más rápido que con el hermano mayor. Esto también hace que el recién nacido pierda menos peso después de nacido en comparación con su hermano mayor y a su vez recupera ese peso más rápidamente.
El hermano mayor ayuda a aliviar los pechos injurgitados de la madre en las primeras semanas donde la producción de leche esta más "desordenada".
El hecho de contar con una producción más abundante y constante de leche haría que las crisis  y brotes de crecimiento pasen más desapercibidas en el hermano menor. 
Una de las pocas desventajas, pero que es sumamente importante y determinante para llevar a cabo esta tarea, es que la madre se ve enfrentada a una importante sobredemanda, física y psicológica. La pareja y el entorno deben estar atentos a las necesidades de la madre. Sería importante programar horarios para permitir que la madre salga un rato a alguna actividad sin los niños o dar espacio para que comparta espacio con el hijo mayor. Procurar descanso, alimentación adecuada y mucho cariño a la mamá.
Otra desventaja es la actitud de los profesionales de la salud frente al tema, una mirada respetuosa, amable e informada hacía el proceso debería ser lo correcto. La realidad es que muchas mujeres prefieren ocultar que aún dan el pecho por miedo a los comentarios negativos por parte del personal de salud. Plop.

Así con la cosa!!. Estoy empezando esta aventura, no se si seguiremos hasta el nacimiento de nuestro nuevo bebé, o si Pedro decidirá destetar en el embarazo. Pero por mientras no me queda más que informarme, tomármelo con calma, estar tranquila y dejar fluir. Agradezco el apoyo infinito de Eduardo, mi esposo y de mi entorno en general que jamás me ha puesto una mala cara por dar teta aún. En realidad sólo veo caras de asombro jajaja, pero en buena, eso incluye a mi ginecólogo que estaba fascinado porque sabíamos de la lactancia en tándem y nos empezó a mostrar fotos de mamás dando pecho a dos hijos jajaja tan tierno!!


Jennifer Ravanal Cortés
Enfermera
Monitora de Lactancia OMS







No hay comentarios:

Publicar un comentario